26 d’agost de 2008


Clica sobre la imatge per a ampliar

23 d’agost de 2008

Hem trobat esta notícia al Diari Información i ens hem tirat les mans al cap. Per a fer este tipus d'intervenció s'ha de traure un permís de la Direcció General de Patrimoni Valencià. Nosaltres, com a associació que s'interessa pel seu patrimoni, estem per la restauració, però restauració no significa espoli.

Restauració implica un estudi de l'edifici a nivell històric de recerca documental i també arqueològic, dins la branca de l'arqueologia de l'arquitectura. L'objectiu de tot açò és conéixer l'història del monument i les seues fasses constructives. Només així, es podrà intervindre adeqüadament este immoble, patrimoni del poble d'Agost.

La precipitació i la manera com s'està portant a terme este afer ens fa pensar que les coses no s'estan fent com caldria. Per això hem concertat una cita amb l'alcalde per a que ens informe. A més a més, apareix al diari esta notícia a mode de "publi-reportatge". Ací se'ns ven la moto de la "restauració" i de respectar a màxim l'aspecte original, però com ja hem dit per a respectar l'original, primer cal saber quin és eixe aspecte original. I no és bona manera de començar a respectar actuan com ho estan fent.

Nosaltres valorem molt possitivament que molta gent del poble s'haja implicat amb l'Ermita de Sant Pere. És lloable que vàries empreses locals hagen cedit treballadors, però ací el que falla és la direcció...si és que n'hi ha. Alehores, nosaltres volem col·laborar, i amb la nostra aportació fer de la restauració de l'ermita un procés transparent, legal i amb totes les garanties per a esta maltreta ermita.


Notícia al Diari Información

Historia bajo los escombros



La ermita de San Pedro se alza sobre Agost destruida y abandonada, aunque la historia ha querido que vuelva a recuperar su esplendor gracias a la iniciativa de una asociación dedicada a la recuperación histórica del municipio. La fase de desescombro se ha iniciado recientemente y se siguen buscando fondos para su restauración.

O.C. Desde la abandonada ermita de San Pedro de Agost la vista abarca un paisaje en el que el propio municipio y el de Aspe cobran otra vida. La que en otros tiempos fuera uno de los principales templos de Agost, ahora se encuentra prácticamente destruida y abandonada desde que en 1885 se acometieran las últimas renovaciones. Por ello, la Asociación para la Recuperación Histórica y Monumental de Agost (Arhma), ha emprendido un proyecto para que esta parte de la historia no caiga en el olvido y recupere su antiguo esplendor.
Por el momento, la solidaridad es el principio que rige este proyecto ya que nace de la aportación y el trabajo desinteresado de la propia asociación, tres empresas de Agost, un arquitecto, y la voluntad de los vecinos que han querido colaborar con el proyecto de restauración.

El presidente de Arhma, José Cuenca, fue el encargado de tocar las puertas de los vecinos, autoridades y organizaciones para que contribuyeran a este proyecto. Y gracias a este empeño, tres empresas han cedido gratuitamente a varios de sus trabajadores para que inicien la fase de desescombro en la que se encuentra la ermita. Igulamente, el arquitecto Gabriel Calderón se ha comprometido a realizar los planos de la estructura del templo desinteresadamente.
"Ahora es momento de solicitar una subvención para que nos ayuden con las labores de restauración, por lo que nos hemos puesto en contacto con la Diputación y estamos estudiando solicitar ayudas de la Unión Europea", explicó Cuenca que animó a todos aquellos que quieran realizar su aportación, particulares y empresas, a que se pongan en contacto con la asociación o con el Ayuntamiento.

Reproducción original
Conservar al máximo la estructura original y los adornos de la época es uno de los objetivos que se marca esta iniciativa. Así, la ermita, aunque tiene el techo derrumbado, ha perdido su cúpula, sus paredes están desconchadas y los laterales están llenos de maleza, todavía conserva sus ladrillos originales, realizados con barro hecho en Agost y de los que gran parte se podrán conservar. Además, se recuperará su cúpula, se restaurará la sacristía y la capilla donde se situará la imagen de San Pedro, y se abrirán unas pequeñas ventanas que tenía la estructura en sus orígenes.

Y es que la historia de Agost está ligada a esta ermita y a la familia Borgoña, que entre los siglos XIV y XV habitaron el municipio. Tras la marcha de estos nobles de tierras alicantinas, los vecinos de Agost recogieron las piedras de su antiguo palacio y con ellas construyeron la actual ermita.

 
Mirem per Agost Diseñado por Wpdesigner y adaptado por Zona Cerebral